En venta algunas zonas del Amazonas brasilero

Brasil ha comenzado a subastar parte de su selva tropical a las empresas privadas para la explotación forestal. Un millón de hectáreas están siendo puestas a disposición de las concesiones forestales, esperando que aumente a 11 millones de hectáreas en cinco años. Con el tiempo, hasta el 10 por ciento de 280 millones de hectáreas de bosques públicos podrían ser gestionados por las empresas madereras, mientras el resto del terreno quedarça en manos de la propiedad pública.

Esta conseción que esta entregando el gobierno brasilero puede afectar seriamente la diversidad del Amazonas, aunque se afirma que esta venta hará que sea más vigilada la explotación ilegal de los bosques. Si bien esto puede sonar como la peor pesadilla de un ecologista, el gobierno brasileño dice que reducirá la demanda de la tala ilegal y asegrará de que los bosques se gestionen de forma sostenible.

Entonces, ¿podría la política ayudar a salvar la selva amazónica, o simplemente legitimarán su destrucción?… El problema en la Amazonia no es tanto su explotación, pero la tala ilegal si es un verdadero problema, de acuerdo con estudios realizados por el gobierno brasileño.

Las concesiones permitirán a las empresas a tomar tan sólo 25 metros cúbicos de madera – de cuatro a seis árboles – por hectárea, y asegurarse de que no dañen los árboles circundantes. No se podrá volver a talar la misma hectárea de nuevo por los siguientes 30 años, permitiendo que el bosque se recupere y crezca de nuevo.

El registro de las áreas puede ser una muy buena manera de conciliar la necesidad de empleos y de ingresos con la conservación del bosque. Si esto se hace bien, se puede bajar tres o cuatro árboles por hectárea sin dañar a otros, y dentro de unos años, no se notaría la diferencia.

Hay un enorme potencial para utilizar esto como parte de la economía amazónica y brasilera, manteniendo el ciclo del carbono estable en los árboles, el medio ambiente y la biodiversidad de esta importante zona del planeta. Por otro lado, se habla de 25 millones de personas que viven en el Amazonas y que necesitan actividades para ganarse la vida.

Los mayores impulsores de la deforestación en el Amazonas son el pastoreo de ganado, el cultivo de soja, las carreteras ilegales y la tala a pequeña escala y la quema para la subsistencia, de acuerdo con el gobierno carioca. Aquí se tiene la claridad de que la tala selectiva no contribuye a la deforestación, en este caso un pequeño número de árboles se eliminan de manera responsable.

La deforestación ha reducido significativamente en Brasil en los últimos años, frente a los cerca de 13.000 kilómetros cuadrados en 2007 y a los 7.000 kilómetros cuadrados en 2008, de acuerdo con el gobierno brasileño.

Estas concesiones apenas están empezando, pero ya se tiene una dramática reducción en la tasa de deforestación. Aunque algunas empresas creen que las conseciones no reducirán la deforestación y seguirán afectando y dando pie para el cambio climático y todos sus efecto negativos.

Se cree que la deforestación en la Amazonia podría ser terminado en 2020, mientras que la tala continúa por parte de la Industria forma parte de la solución, así como la causa principal del problema sin la industria en la mesa sería difícil poner fin a la deforestación en un lugar como el Amazonas.

Fuente: Brasil pone en venta zonas de la Selva Amazónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: